Inicio Noticias Los cursos de inglés gratis que cambian vidas
Los cursos de inglés gratis que cambian vidas PDF Imprimir E-mail

Alumnos del programa de inglés del colegio Jaime Garzón, en Bogotá.Foto: Carlos Ortega / EL TIEMPO Un programa de la embajada de EE. UU. ofrece becas para alumnos de escasos recursos.A sus 17 años y gracias a que domina el inglés, Dixy Parra, una joven egresada del colegio público Santiago de las Atalayas, de la localidad de Bosa, en Bogotá, logró una beca en la Universidad de los Andes para estudiar medicina, carrera que cursa desde el 2013. Aprendió el idioma en los dos últimos años del bachillerato, estudiando en la jornada opuesta a la de sus clases regulares, pero sin salir de su colegio.

Parra es uno de los 452 estudiantes de escasos recursos de colegios públicos del país que desde el 2010 se han beneficiado del programa de becas Access, liderado por la embajada de EE. UU. en Colombia y que busca fortalecer el desarrollo de competencias en esta lengua entre los jóvenes. “El inglés me ayudó a comunicarme mejor, a desarrollar habilidades en cualquier tipo de aprendizaje y a conocer otras culturas”, asegura la joven.

Según Access, subsidiar a un estudiante durante los dos años que recibe la beca tiene un costo de 2.000 dólares (unos 4 millones de pesos). Los beneficiarios son jóvenes entre los 13 y los 18 años, que asisten a clases fuera del horario escolar.

Mery Jiménez, rectora del colegio Jaime Garzón, ubicado en la localidad de Kennedy, también en Bogotá, explica que gracias a este proyecto, que en el último año becó en su institución a 35 estudiantes, los jóvenes han subido su rendimiento académico porque les ha dado mucha seguridad y responsabilidad con el estudio.

“El programa es intensivo y muy exigente. Los alumnos prácticamente tienen que estar todo el día en el colegio. Llegan a las 7 a. m. y salen a las 6 p. m. Ellos han desarrollado una disciplina de estudio muy buena que los aleja de cualquier mala distracción”, explica Jiménez.

La rectora recuerda que luego de que lograran que el colegio –que funciona bajo el modelo de administración privada de centros públicos– se beneficiara del programa, se desarrolló una prueba escrita y verbal interna como un primer filtro de la institución para premiar a los estudiantes sobresalientes, que en su mayoría pertenecen a familias lideradas por madres cabeza de hogar, que dependen de un salario mínimo. “Luego, los mejores en esa prueba interna realizaron otra que les hizo el Centro Colombo Americano, encargado de enviar a la institución a los profesores de inglés, que son tanto nativos como colombianos formados por esa institución”, comenta la rectora.

Juliana Jiménez, quien entra este año a 11 grado en el Jaime Garzón, asegura que en las clases de inglés no solo aprenden el idioma, sino estrategias para comunicarse mejor. Para ella, eso hace la diferencia. “El avance es gigantesco al comunicarnos. Nos hace confiar en nosotros, nos quita la timidez y nos permite avanzar en otras materias”, relata.

El profesor Ricardo Buitrago, del Colombo Americano, asegura que la idea es que los estudiantes logren, además de dominar el idioma, expresarse en cualquier aspecto de su vida. “Trabajamos con material de la Universidad de Cambridge. Lo ideal es que ellos culminen con un nivel B2, en el marco común europeo, que equivale a un nivel intermedio”, asegura.

Pese a la existencia de este tipo de programas y de otros que ofrecen entidades como el Sena, el dominio del inglés sigue siendo muy bajo en el país. Si se toma como referente el desempeño de los colombianos que hicieron el examen Toefl en el 2012, el país está por debajo de Bolivia o Guatemala.

El 90 % de los bachilleres no supera el nivel básico

El dominio de una segunda lengua para acceder a mejores oportunidades de estudio y de trabajo es cada día una necesidad apremiante que muy pocos colombianos se pueden costear, pese a los esfuerzos del Gobierno y de su Programa Nacional de Bilingüismo con metas para el 2019.

Según el último estudio sobre bilingüismo en el país, presentado hace un año por el Centro de Estudios Económicos Regionales del Banco de la República (Ceer), el nivel de los bachilleres en idioma inglés es pobre y el de los profesores no se queda atrás. Apenas el 25 por ciento de los maestros de inglés del país alcanzan el nivel B2, que es el que se espera que aquellos tengan en el 2019.

Entre tanto, el 14 por ciento no supera el nivel A1, que es el más bajo de la escala.

El estudio del Ceer señaló que más del 90 por ciento de los bachilleres del país no sobrepasa el nivel correspondiente al de un usuario básico

(A-, A1 o A2), situación preocupante si se tiene en cuenta que estos resultados salen del desempeño que los alumnos mostraron en la prueba de inglés que se les hizo en los exámenes de Estado, lo que llevó a reflexionar al Ceer sobre si las metas del Ministerio de Educación para el 2019 son demasiado ambiciosas.

A reducir brechas

Para César Rodríguez, del Observatorio de Discriminación Racial de la Universidad de los Andes, programas como el de Access son importantes para reducir las brechas de acceso a una mejor educación en las comunidades más vulnerables del país.

Fuente: el tiempo.com (Ver nota original)

Share/Save/Bookmark